926 25 64 59

Blog

Entre los factores de riesgo relacionados con el cáncer oral, se ha visto que la dieta juega un papel muy importante. Diversos estudios epidemiológicos han demostrado que existe relación entre el consumo de determinados alimentos y el riesgo de padecer cáncer oral. Aunque los mecanismos de acción y los papeles relativos de los distintos micronutrientes no están del todo claros, están comenzando a aparecer algunos estudios que demuestran que algunos alimentos y hábitos tienen un papel protector frente a la aparición y recurrencia del cáncer oral, así como una mejor respuesta a los tratamientos de quimioterapia y radioterapia. En este artículo hablaremos de algunos de ellos.

En los últimos años se ha observado que tanto la enfermedad periodontal como la disfunción eréctil están asociadas con enfermedades de tipo cardiovascular, y con los factores de riesgo de ambas, entre los que se incluyen el tabaco y la diabetes mellitus; sin embargo, nunca se había estudiado si podría existir una asociación directa entre la enfermedad periodontal y la disfunción eréctil.

Un tema de interés desde hace años es la posible relación existente entre problemas bucales y reducción del rendimiento deportivo. Tradicionalmente, se les lleva recomendando a los deportistas que realicen revisiones bucales para descartar problemas orales que puedan estar relacionados con problemas musculares o articulares, de los cuales la causa sea poco clara. De hecho, lo que desde hace más de 50 años se viene diciendo, actualmente se sigue reiterando. Por ejemplo, Piccininni y Fasel, en un artículo sobre odontología deportiva y Juegos Olímpicos en 2005, dicen: “La posibilidad de que un atleta pierda cuatro duros años de entrenamiento debido a una enfermedad o lesión dental evitable, es inaceptable y deben tomarse medidas para prevenir este tipo de sucesos” (Piccininni PM and Fasel R. Sports dentistry and the Olympic Games. J Can Dent Assoc 2005; 33:471-83).

La periodontitis es una enfermedad infecciosa. Por tanto, el paciente siempre se pregunta si existe riesgo de contagiársela a su pareja o a sus hijos.

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad autoinmune que afecta a un 1% de la población y se caracteriza por inflamación crónica y destrucción progresiva de las articulaciones. La periodontitis (EP) es una enfermedad infecciosa multifactorial, pero tiene muchas cosas en común con la AR: ambas enfermedades tienen fases de remisión y exacerbación; en la EP puede que no estén afectados todos los dientes, al igual que en la AR puede que no estén afectadas todas las articulaciones; ambas enfermedades exhiben destrucción ósea y han sido relacionadas con riesgo de enfermedad vascular; los leucocitos polimorfonucleares juegan un papel importante en ambas enfermedades, produciendo un número importante de citoquinas y enzimas proinflamatorias, relacionadas con la inflamación y destrucción.

Dentro de las enfermedades reumáticas, nos encontramos las de causa autoinmune, entre las que se encuentran la artritis reumatoide, la espondilitis anquilosante, la artritis psoriásica, las vasculitis (como la enfermedad de Wegener), artritis idiopática juvenil… 

En el tratamiento de estas enfermedades, lo que se pretende es actuar de manera selectiva en el proceso de la inflamación, inhibiendo las citoquinas implicadas en el mismo (por ejemplo, el factor de necrosis tumoral). Por ese motivo, se han desarrollado una serie de fármacos de nominados “medicamentos biológicos”, entre los que se encuentran el adalimumab (humiraR) o el etanercept, ambos antagonistas del factor de necrosis tumoral (FNT).

La osteoporosis es una condición que afecta a muchas personas, sobre todo mujeres, a partir de la menopausia, debido a la reducción de estrógenos, que se caracteriza por la disminución de la densidad ósea y por el aumento del tamaño de los espacios óseos, lo que provoca fragilidad de los huesos, con el consiguiente riesgo de fracturas. Un tercio de las mujeres de más de 60 años sufren osteoporosis postmenopáusica.

El mantenimiento de la salud periodontal puede contribuir a la salud respiratoria de acuerdo a las investigaciones publicadas recientemente.

Llamamos boca seca o xerostomía al trastorno caracterizado por la sensación  de que falta saliva en la boca.

Muchas personas piensan que la enfermedad periodontal es un problema de los adultos. Sin embargo, los estudios indican que la gingivitis (la primera etapa de la enfermedad periodontal) se encuentra casi universalmente en los niños y en los adolescentes. Las formas avanzadas de la enfermedad periodontal son más raras en los niños que en los adultos, pero pueden ocurrir.

La periodontitis es una enfermedad infecciosa, es decir, producida por bacterias. La enfermedad se produce por el desequilibrio entre el ataque de las bacterias y la respuesta del individuo frente a las mismas. Actualmente, sabemos que es una enfermedad de tipo multifactorial, es decir, además de las bacterias son necesarios otros factores, de tipo ambiental (tabaco, stress, mala higiene oral) y de tipo sistémico (algunas enfermedades, como la diabetes, y la predisposición genética) que alteren dicho equilibrio frente a las bacterias.